María José del Castillo “He sido muy feliz aquí, por eso di el paso adelante”

M.J. del Catillo, junto a la foto de Santana y González Dopeso

El pasado ocho de noviembre, por undécima vez en sus casi cinco décadas de historia, los más de seiscientos socios del Club de Tenis Coruña fueron llamados a elegir junta directiva. Por amplísima mayoría decidieron que la candidatura encabezada por María José del Castillo sea la que dirija la sociedad los próximos cuatro años.

¿Cómo surge la formación de la candidatura y de la posterior junta directiva?

La directiva saliente no quería continuar y se presentaba otra candidatura con un proyecto totalmente diferente al que ya estaba. Por eso un grupo de personas que nos conocemos desde hace muchos años, que hemos nacido y nos hemos criado aquí, decidimos dar un paso adelante. Primero creamos un grupo de opinión y de él salió el conjunto de personas que integramos la junta directiva.

¿Ser presidenta es algo que se elige o a lo que te invitan?

No, yo no lo elegí, te puedo asegurar que no me ofrecí. Me lo pidieron mis compañeros y me costó mucho dar el paso. Hasta la última semana pasé momentos de intranquilidad para tomar la decisión. Es un puesto que nadie quiere, te quita mucho tiempo, te expone a situaciones que a veces no son agradables, pero yo quizá me sentía un poco en deuda con el Club de Tenis porque he pasado muchas horas y he sido muy feliz aquí, por eso di el paso adelante.

Y todo eso sin dejar de competir. Pueden darse situaciones curiosas, ¿no?

Bueno, ya se han dado más casos. Ha estado Bruno Otero, que sigue siendo campeón gallego de su categoría. No lo veo raro. Para ser presidente tienes que vivir el club, querer mucho a tu club, sino no lo haces porque te quita muchas cosas. Lo haces por cariño. En mi caso yo lo vivo mucho desde la vertiente deportiva y familiar.

Eres la primera presidenta en 48 años de historia del Club de Tenis.

Sí, y el que haya salido con el ochenta por ciento de los votos significa que además lo soy con una normalidad absoluta. Aquí nunca ha habido diferencias entre hombres y mujeres. Siempre hemos entrenado con chicos al tenis y en pádel las partidas son mixtas. La única razón por la que seguramente no hubiese una mujer antes en el cargo es porque, por tradición, no por ideario de club, los socios de número eran los hombres, muy pocas mujeres lo eran. Lo que sí noté cuando me presenté fueron muchísimas felicitaciones y apoyo de las mujeres, aunque sentí el apoyo de todo el mundo.

En poco más de uno hay que celebrar el 50 aniversario del Club, ¿tenéis algo pensado?

Todavía no, pero desde luego lo vamos a celebrar por todo lo alto tanto a nivel deportivo como social.

Toda una vida aquí ¿cómo ha evolucionado el club? ¿Hacia dónde va?

Siempre ha habido altos y bajos. Cuando yo era cría hubo una muy buena y longeva generación de tenistas, de chicos y, sobre todo, de chicas. Creo que la generación actual nos está superando con creces. Todo esto es cíclico. Hay épocas buenas, otras peores, pero en este momento han vuelto a salir un montón de tenistas. En el club hay cinco campeones gallegos, en el pádel también estamos logrando títulos como el útimo regional de veteranas, siempre estamos en las rondas finales. El nivel deportivo está ahora mismo en lo más alto.

Y el pádel no es capaz de solapar al tenis.

Eso es gracias al extraordinario nivel de nuestros monitores. Eso hace que los niños estén muy involucrados y eso sin duda les tira.

¿Qué papel juega el pádel en el proyecto del club?

Tenemos que seguir potenciándolo, va de la mano con el tenis, pero esto es un club de tenis. Hay muchos padres que juegan al pádel pero que tienen a sus hijos en la escuela de tenis, por eso tienen que ir de la mano.

Para lo que sí ha valido es para darle mucha vida al club.

Eso está claro, a gente que nunca ha practicado ningún deporte le resulta mucho más agradecido que el tenis. Con un poco que juegues ya enseguida te lo pasas bien y encuentras gente de tu nivel y aparte que es un deporte muy social, pasas una tarde de forma muy agradable y has hecho algo de deporte.

Tu que juegas al tenis y al pádel, si te pilla este deporte de niña…

Nunca me lo creería

¿Pero lo hubieses preferido al tenis?

No, no, el tenis es el deporte, es El Deporte, pero para estar bien te exige muchísimo. Por eso para seguir a un cierto nivel a mi edad ya es más acorde el pádel.

¿Cambia tu perspectiva del club estando en la directiva?

No, yo ya pasaba muchas horas aquí, más o menos lo que había y me iba a encontrar ya lo sabía. Porque además la gestión de la anterior directiva ha sido bastante clara, no me he llevado grandes sorpresas

¿En qué basáis el proyecto?

Para nosotros hay tres cosas que son fundamentales, el deporte, siempre con el tenis como pilar y vértice de todo, además del pádel y otras disciplinas que se practican en el club. Las otras dos la vida social y las actividades lúdico familiares. Familia, deporte y eventos.

Sois un grupo amplio, con catorce directivos.

Sí, eso lo complica un poco a la hora de organizarse pero facilita mucho el trabajo. Hay gente que está muy comprometida, con ganas e ilusión y trabajando muchísimo desde ya.

¿El proyecto es a largo plazo o solo a cuatro años?

Creo que con cuatro años me va a llegar (ríe). Esto es una sociedad muy pequeña. Somos 630 socios (más de dos mil con las familias) y ojalá que a partir de ahora vengan muchos más. Pero la realidad es que mi padre ha sido directivo, otros tienen hermanos directivos, muchos han estado en la junta, siempre te toca algo, como en la comunidad de vecinos.

¿Son viables este tipo de sociedades?

Hasta ahora ha sido viable. Es verdad que estamos pasando por momentos muy difíciles, pero lo están pasando todos los clubs. Nosotros de momento lo afrontamos con una cierta tranquilidad pero no te puedes despistar. Hay que moverse mucho y pensar cosas nuevas, intentar conseguir patrocinios, hacer actividades atractivas para que la gente las quiera esponsorizar y que los socios que hay estén a gusto y no se vayan.

¿Algún proyecto estrella, algo que digas: sin hacer esto no me quiero marchar?

No, la verdad que no. Me gustaría celebrar un 50 aniversario por todo lo alto, con un torneo de tenis importante a nivel nacional, eso desde luego me encantaría. Si me diesen a elegir, y en esto te hablo personalmente, como socia, no como presidenta, que se volviese a celebrar en mi club una Copa Davis. Eso sería un sueño maravilloso.