David Moreira: “Ver las pistas de hierba del Jonathan Markson Tennis Camp pone los pelos de punta”

El país de las pistas de hierba y del té a las cuatro lo espera. En breve, David Moreira cogerá las maletas y pasará un verano más en Oxford, en los campamentos de Jonathan Markson. Este orensano se ha convertido ya en uno de los mejores monitores  del club inglés. Será que por eso vuelve, porque desde que empezó a jugar al tenis con 8 años sólo le gusta que las cosas salgan bien...


DR.  Me han dicho que cada verano en lugar de escaparte a la playa te escapas a las pistas de tenis de Oxford… ¿Tanto te han enganchado los campamentos de Jonathan Markson?

La verdad es que si. Yo me lo tomo como vacaciones, aunque trabajamos mucho. Cuando llego a las pistas de tenis, que son de una hierba muy bien cuidada, se me ponen los pelos de punta. Además allí he hecho buenas amistades con gente de todas partes. Es muy  gracioso verlos a todos juntos: al típico alemán, serio y con cara de mala leche, con los italianos o los españoles, que siempre están mucho más de risas…

DR. ¿Fueron fáciles los inicios?

 Va a ser mi tercer año consecutivo y espero tener la oportunidad de seguir así por lo menos dos años más. Al principio, no lo veía nada claro  porque mi nivel de inglés era normalito, y si ya es complicado en español tener las cosas claras para dar clases, ¡imagínate en inglés! Pero una vez allí, no me quedaba otra que soltarme. Me ayudaron mucho los monitores y sobre todo el headcoach (que fue entrenador de Murray). Yo creo que también los chavales ponían mucho de su parte. Al igual que yo, ellos al ver las pistas sólo pensaban en jugar en ellas y divertirse, y eso hace mucho más fácil dar clases.

DR.  Con relación a los alumnos y a tu vida allí como monitor ¿para ti es más gratificante enseñar fuera que en casa?

 La predisposición de los alumnos es idónea para dar clases, aunque te encuentras de todo como en todos lados. En general, allí  son muy obedientes y educados, pero también hay algún que otro “caco”, je, je. No podría compararlo, pero yo soy un poco más de seguir las evoluciones de cada chaval, y allí van cambiando casi cada semana. Por el resto, allí los monitores no paramos mucho, porque a parte de las clases de tenis, también nos encargamos de vigilar a los chavales y de organizar otras actividades como fútbol, punting (es una ruta por el río en una especie de góndola), visitas a los colleges y la ciudad, etc…

DR. ¿Son conscientes los ingleses del excelente nivel de tenis que hay en España o siguen mirando al mundo por encima del hombro?

 Hay monitores de todos lados: ingleses, alemanes, franceses, italianos, etc… y entre nosotros no tenemos problemas. Quizás se pueda ver un poco más en los alumnos ingleses y franceses, pero son niños, y creo que es más por la educación que es diferente a la nuestra. Los monitores españoles, la verdad es que estamos muy bien valorados y pienso que tenemos una actitud en la pista que hace que los chavales estén muy metidos en los entrenamientos, y eso se nota en los comentarios que nos hacen tanto los chavales como los padres.

DR. Dinos un lugar original para visitar en Oxford.

Hay muchas cosas que ver, la “Bodleian Library” es muy bonita y famosa, pero quizás lo que más fama tiene son los distintos “colleges”, creo que hay casi 40. Yo os recomiendo: “ The Christ Church ” y “ Magdalen College”. Como lugar original hay una pista de “Royal Tennis” que es digna de ver, y a parte, te dejan jugar unas bolas y es bastante divertido.

DR. ¿El clásico fish and chips ya forma parte de tu dieta veraniega en Oxford o siempre llevas en la maleta alguna delicatessen galaica?

 Tengo que decir, que aunque fuera mil veces más, jamás me acostumbraría a la comida de allí. Yo soy un amante de la buena comida, y allí, se basan mucho en las salsas y las “fritangadas”. Nunca cambiaría la comida que tenemos en España y menos por la que tenemos en Galicia. La verdad es que alguna delicatessen me llevo, pero por mí me llevaría de todo.