El mundo de la raqueta deja claro que deporte y fiesta van de la mano

Días pasados comentábamos en el vestuario que sigue de enhorabuena el mundo de la raqueta, pues últimamente se está poniendo de moda organizar campeonatos de tenis y pádel donde los sistemas de competición, grupos, categorías, sets, cuadros,  juegos, tie-break, etc pasan a un segundo plano.

Ahora lo que se lleva es la parrillada, barbacoa o churrascada, en que además de degustar la rica carne de ternera y cerdo no faltan otros elementos como la animación musical o el chocolate con churros según avanza la competición. No olvidemos que los premios de los ganadores pasan a un segundo plano e incluso los acompañantes de los inscritos tienen la oportunidad de conseguir mediante un sorteo unos regalos incluso mejores que los deportistas participantes.

El intento de cambiar los grifos de cerveza con a sin no tienen mucho éxito y nos deja claro que el deporte y fiesta siempre fueron de la mano.